noviembre-diciembre 2017, AÑO XI, Nº 64

logo.png

Editora

Ana Porrúa

Consejo editor

Osvaldo Aguirre  /  Irina Garbatzky
Matías Moscardi  /  Carlos Ríos
Alfonso Mallo

Columnistas

Paulo Ricci
/  Ezequiel Alemian

Nora Avaro
/  Juan José Becerra

Gustavo Bombini
/  Miguel Dalmaroni

Yanko González
/  Alfonso Mallo

Marcelo Díaz
/  Jorge Wolff

Aníbal Cristobo
/  Carlos Ríos

Rafael Arce
/  Ana Porrúa

Antonio Carlos Santos
/  Mario Ortiz

José Miccio
/  Adriana Astutti

Esteban López Brusa
/  Osvaldo Aguirre

Federico Leguizamón
/  David Wapner

Julio Schvartzman

Colaboran en este número

Matías Moscardi
/  Nora Avaro

Carlos Ríos
/  José Miccio

Marcela Zanin
/  Ulises Cremonte

Flavia Garione
/  Cristian J. Molina

Federico Leguizamón
/  Rodrigo Montenegro

Juan L. Delaygue
/  Juan Ariel Gómez

Luciana Sastre
/  Sebastián Bianchi

Sergio Raimondi
/  José Fraguas

Guadalupe Silva
/  Emilio Jurado Naón

Analía Capdevila
/  Lisandro Parodi

Camila Pastorini Vaisman
/  Ariel Gurevich

Curador de Galerías

Daniel García

Diseño

Carlos Ríos

libros & liebres
Papelitos

La columna anterior terminaba con la transcripción de un papelito que encontré en el libro Ballena, de Paul Gadenne. Una advertencia lectora firmada por “P” de Protocolo: pura especulación. ¿Con “P” de Papelito? Existe chance de rebautismo porque hay otros papeles, contrabandos de sentido volátiles, ya no como ásperas adhesiones textuales: son tres los papelitos que leí y están del otro lado, entre las palabras de los libros, como diminutas instalaciones. Uno, en el poema de Mariano Blatt, “Papelitos de locura”; otro, en las primeras páginas de Desalmadas, novela de María Martoccia. El tercero cae en “Hacia la luz eléctrica”, relato de Sergio Chejfec.

Veamos.

En el caso del poema del Blatt hay muchos papelitos en el arranque que después se desvanecen en la multiplicación del movimiento y el arranque: “estaban tirando/ papelitos de locura/ así que todos íbamos caminando entre/ papelitos de locura/ algunos/ papelitos de locura/ estaban escritos/ pero otros/ no/ simplemente/ estaban en blanco”. Luego el poema da una vuelta (espiraliza) y es la vuelta que da el poeta ya en una decisiva actitud de agradecimiento: negocio ineludible si se quiere eterna la imagen de una Quilmes helada y unos dedos que acarician la escarchita concentrada en el pico, “un instante/ recién/ acá/ dibujada/ en un papelito de locura/ que me encontré/ en el bolsillo de atrás”. Ese instante, el de encontrarse el papelito en el bolsillo es el punto exacto donde el poema encuentra su destino y precipita su final. El poeta, decíamos, agradece “el hecho de estar ahí, en esa dimensión del deseo, un deseo humilde y piadoso que tiene la virtud de sostenerse”, como escribió Fernando Callero sobre el final de ese poema. Bien, es ese papelito el que interesa del montón. Al diferenciarse, le da sentido al territorio y al origen de un desplazamiento. Sin ese papelito, el poema y quien lo dice quedarían desactivados, fuera de sistema o del mundo.

En Desalmadas, el papelito metalizado de un chocolate integra un sistema descriptivo donde los objetos sin dirección ni dueño representan el preámbulo de las acciones. En el caso que nos interesa, la aparición transversal de la “bruja” en la novela es anunciada desde la órbita de su pollera, en cuyos hilos se adhieren abrojos, insectos y el papelito en cuestión; ante la aparición, la mirada de Melina, la joven “loca” de la historia que queda “con los ojos perdidos en los cascarudos y en el papel plateado” conecta con el misterio de esa presencia; como si nada, el viento despega sus ojos del éxtasis radiante y el papel, ya separado de los ojos y de la pollera, “sale volando hasta quedar enredado en una planta con espinas del tamaño de las agujas de los zapateros”.

En el relato de Chejfec, un grupo de amigos que convergen en Scranton observan cómo un papelito blanco, “como si fuera la mínima parte de una hoja despedazada a mano”, cae desde el cielo. El narrador piensa que esa pieza que gira en el aire es un aviso promisorio para los escritores que asisten a su caída; “la defección, el vacío, la ausencia, la espera, todas esas palabras vinculadas con cosas indeterminadas o directamente vacías o negativas, eran las cosas más resaltantes y, creí yo que quería decir ese papel arrojado desde el espacio, también más meritorias”. El develamiento de cierto indicio manifestándose en esa irradiación.

Más allá de lo evidente -la materia filial- ¿qué tienen en común los papelitos? Establecen la concentración de cierta escena detenida, extática, una fisura en el espacio-tiempo; la irrupción de un objeto circunstancial, azaroso, que provoca una torsión espectacular sin la cual el texto resignaría su derecho a camuflarse, el falso espejo y sus identidades secretas.

Y más, dicho de esta manera en el relato de Sergio Chejfec (y podríamos quedar en suspensión como los papelitos, deteniéndonos en estas palabras, ser un acento o el espacio que hay entre una y otra): “el mundo material se las había arreglado para crear sus propios símbolos, metáforas y vehículos físicos a través de los cuales dejar sentadas sus posiciones; y nosotros, o yo, como escritores, debíamos recibir las señales y ver qué hacer con ellas”.

 

 

(Actualización septiembre – octubre 2013/ BazarAmericano)




9 de julio 5769 - Mar del Plata - Buenos Aires
ISSN 2314-1646